Bogotano de nacimiento con sangre santandereana por mis padres (José Chalela y Teresa Mantilla), quienes provienen de Bucaramanga. Tengo cinco hermanos: José Francisco, abogado, Rafael Enrique, abogado, Juan Guillermo, médico dermatólogo, Jorge Luis, abogado y Víctor Daniel quien también ejercita la abogacía y es además mi hermano gemelo. Desde temprana edad recibí instrucción en un colegio católico orientado por los hermanos cristianos de La Salle en adecuada conexión con lo enseñado y practicado por mis progenitores. Mi interés en la medicina se anticipó en la primaria escolar con vehemencia progresiva y que proyectaba en los juegos de niño cuando muchas veces “hice de doctor” en mi casa con mis amigos y familiares. A su vez recibía un apoyo disimulado por mi padre (quien fuera un prestigioso abogado) con las revistas de “MD en español” que me obsequiaba con bastante frecuencia y con un juego de maletín de médico que disfruté al máximo generándome un sentimiento de pertenencia a esa hermosa profesión.

 

Todo esto se consolidó aún más, siendo testigo de la brillante carrera de uno de mis hermanos (Juan Guillermo) que como internista y dermatólogo, me multiplicó ese inmenso anhelo de ser médico. Hoy en día no solo siento una orgullosa y profunda admiración por él sino que además lo considero como mi permanente maestro y un apoyo con quien logro hacer una psicoterapéutica catarsis. Obtuve la inmensa satisfacción de recibir el grado de Médico y Cirujano a través de La Pontificia Universidad Javeriana. Noté que el alivio del ser humano, no solo estaba en su terreno físico sino que la parte mental operaba solapadamente para que esa condición se diera totalmente.

Todo lo relacionado con el funcionamiento mental me despertaba un entusiasmado interés por todo el misterio que me generaba. Es así como hice mi formación de Psiquiatra en el Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario en donde conocí a extraordinarios profesores y colegas quienes constantemente me inspiran altivez y respeto por las bondadosas enseñanzas al lado del enfermo mental. Actualmente ofrezco mis servicios en la Clínica San Juan de Dios de Chía (Cundinamarca) y en mi consultorio particular dentro de la Asociación Médica de los Andes y adscrito a la Fundación Santa Fe de Bogotá. Estas instituciones pertenecen a los triunfos más grandes de mi vida profesional por la importancia que ellas tienen a nivel de la medicina en Colombia y en el exterior. Constituyen mis únicos escenarios donde comprensiva, solidaria y cristianamente comparto el dolor de la existencia humana.

En estos últimos años mis pacientes me han alumbrado y proporcionado tanto  que son para mí como unos verdaderos maestros de la vida misma. Son compendios ambulantes de doctrinal sabiduría. Esto es un mayor ingrediente en el gusto por esta profesión. Presto mis humildes servicios con mucho amor y dedicación y entendiendo que la Psiquiatría no solo es hermosa sino muy compleja. Todos los días aprendo nuevas informaciones, haciendo que este circuito se convierta en un laberinto casi imperfecto con respuestas inesperadas y sorpresivas. Es nuestro reto y desafío. Así es la mente. Incógnita y repleta de secretos ocultos. Estos ingredientes me nutren constantemente el gusto por mi profesión. 

El interés y el objetivo principal, está fundamentalmente en el servicio que deseo prestar a quien me lo solicite.

 

__________________________________________________________________________________

HOME  |  PABLO ALBERTO CHALELA  |  PSIQUIATRÍA  |  MI CONSULTA  |  TRATAMIENTOS  |  ORIENTACIÓN SOBRE LA VIDA

ARTÍCULOS  |  CHAT

COPYRIGHT @2004 CHALELA-MD.COM  ALL RIGHTS RESERVED

DISEÑO & MANTENIMIENTO: SUSMEDICOS.COM